Nuestro último día en el Jerte fue pura adrenalina. Nos quedaba por hacer la actividad de rapel volado.

Nos pusimos en marcha y tras una caminata de unos 4 km llegamos a la zona conocida como los baños de Benidorm. Allí los monitores prepararon el material para llevar a cabo la actividad.

Mientras unos hacíamos rapel, los demás disfrutaban de baños y juegos junto al río.

No pudimos tener mejor despedida de estos maravillosos días de convivencia, aventura y diversión que hemos pasado y que sabemos que ahora ya forman parte de nuestros mejores recuerdos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios